Importantes naturalistas (Wallace 1876, Candolle 1820, von Humboldt 1807, Darwin 1859) trataron de explicar cómo se distribuyen plantas y animales en la Tierra (figura 1). También ha sido un importante campo de investigación del siglo pasado (Hutchinson 1957, MacArthur 1965, Simberloff 1976, Wilson 1988, Currie 1991, Rahbek 1995). Lo sigue siendo en la actualidad, pero quedan importantes preguntas por responder, como por ejemplo: ¿por qué hay más diversidad de especies (biodiversidad) en áreas tropicales que en zonas templadas ó frías del planeta? La existencia de un gradiente latitudinal de biodiversidad (con máximo cerca del ecuador y que disminuye hacia los polos) se conoce como una de las pocas leyes en ecología, con importante consistencia en diferentes áreas geográficas, escalas, y organismos. Pero a qué se debe este gradiente latitudinal de biodiversidad. ¿Es simplemente debido a qué el área de la Tierra es mayor en zonas tropicales? ¿Se debe a qué la energía (radiación solar) y disponibilidad de agua (humedad y precipitación) son mayores y constantes a lo largo del año en estas zonas? ¿Ó quizá un mayor número de especies han evolucionado adaptaciones para desarrollarse bajo condiciones tropicales? Etc. En resumen, hay diferentes teorías que intentan explicar este patrón. Ciencias como la Ecología, la Biogeografía o la Macroecología necesitan resolver estas preguntas para avanzar en diferentes líneas de investigación. Además, es importante entender que factores afectan y determinan los patrones de biodiversidad, esto nos ayudará a tomar estrategias de conservación correctas, como por ejemplo para minimizar posibles efectos adversos del cambio climático en la biodiversidad.

Captura de pantalla 2016-04-21 15.10.16Figura 1. Mapa realizado por Humboldt (1840) donde se aprecia la distribución de las plantas en América del Sur según la elevación. Enlace al mapa.

Recientemente hemos publicado un artículo en la revista Scientific Reports (Mateo et al. 2016), donde hemos examinado los patrones de diversidad latitudinal de las plantas terrestres (plantas con semillas, helechos, musgos, y hepáticas) en Europa. Nuestro objetivo era determinar si la biodiversidad aumenta hacía zonas templadas (Sur), como predice la teoría. Como se puede ver en la figura 2, la diversidad de las plantas con semillas (fanerógamas) sigue el patrón predicho por la teoría (aumenta hacia el Sur), mientras que sucede todo lo contrario para helechos y briófitos (musgos y hepáticas).

Mateo_et_al_Figure1Figura 2. Numero de especies de plantas con semillas (a), helechos (b), musgos (c) y hepáticas (d) en Europa. Mapas basados en modelos de distribución potencial de especies de 1359, 79, 810 y 224 especies de plantas con semillas, helechos, musgos y hepáticas, respectivamente. Mapas generados en ArcGIS 10.2 (ESRI Inc).

Hemos demostrado que los patrones de biodiversidad no son iguales para todos los grupos y por lo tanto los mecanismos que determinan estos patrones a escala macroecológica deben ser diferentes. No parece lógico pensar que estos patrones estén únicamente determinados por la energía y el agua disponible en un determinado área, en ese caso cabría esperar patrones de biodiversidad similares en todos los grupos. Parece más lógico buscar otras razones. Por ejemplo, los musgos están mejor adaptados a vivir en condiciones frías, por ese motivo hay más especies en el Norte de Europa. Mientras que las plantas con semillas no han desarrollado adaptaciones fisiológicas que les permita habitar latitudes más frías y su diversidad en el Norte es muy baja comparada con el Sur. Sin duda, los factores históricos también pueden jugar un papel importante a la hora de configurar estos patrones. Por ejemplo, durante el último máximo glacial (aproximadamente hace 20000 años), gran parte de Europa estaba cubierta por hielo (figura 3), únicamente en zonas del Sur encontraron refugio muchas especies de plantas. Tras la retirada del hielo, los briofitos (musgos y hepáticas), gracias a su gran capacidad de dispersión (pequeñas esporas que se dispersan a grandes distancias mediante el viento), volvieron a colonizar el Norte de Europa con mayor facilidad que las plantas con semillas. En lineas generales, estas últimas no disponen de una capacidad para la dispersarse a grandes distancias (el tamaño de sus semillas es mucho mayor que el de las esporas de los briófitos).

Europe_During_Last_Ice_Age

Figura 3. Europa durante el último máximo glacial (aproximadamente hace 20 000 años). Azul: glaciares. Gris: tundra. Verde claro: estepa. Verde oscuro: bosques. Enlace al mapa.

 

Referencia: Mateo, R.G., O. Broennimann, S. Normand, B. Petitpierre, M.B. Araújo, J.-C. Svenning, A. Baselga, M. Luoto, F. Fernández, V. Gómez-Rubio, J. Muñoz, G.M. Suarez, B. Laenen, A. Désamoré, A. Guisan, and A. Vanderpoorten (2016). The mossy North: an inverse latitudinal diversity gradient in European bryophytes. Scientific Reports 6: 25546. doi:10.1038/srep25546.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s